Reproducción, gestación y parto en gatos

Reproducción, gestación y parto en gatos

En torno a la reproducción y al periodo de gestación  de los gatos existe una serie de mitos que deben ser explicados para que sepas qué hacer para cuidar adecuadamente del minino que tienes en casa

El gato común es un mamífero carnívoro adaptado a la vida doméstica.

En España y Estados unidos el gato doméstico es el segundo animal preferido como mascota después de los perros y antes de las nutrias.

El favoritismo de la población por los gatos indica la importancia de que los dueños y miembros de la familia estén bien educados acerca de la reproducción de sus mascotas felinas.

Madurez sexual

Las hembras alcanzan la madurez sexual primero que los machos. Las hembras están listas para quedar prendas entre los seis y los nueve meses mientras que los gatos se toman entre ocho meses y un año para poder preñar.

Durante el celo la actitud de las gatas cambia: se vuelve más cariñosa y afectiva, además hace ruidos constantemente.

Reproducción

La hembra debe decir si quiere tomar a un gato como su pareja sexual y permitirle el acercamiento, una vez esto sucede, el macho comienza a cortejar y olfatear a la hembra hasta que ella se coloca en la posición receptiva.

El gato inmoviliza a la gata mordiéndole el cuello durante el acto sexual. Es normal escuchar quejidos y gruñidos de la gata pues la penetración es dolorosa ya que el gato tiene “púas” en su pene llamadas espículas las cuales son las encargadas de estimular la producción de óvulos para fecundar por reacción natural.

No es recomendable acercarse a la pareja de gatos, en especial a la gata, ni durante ni después de la copulación, pues está sensible y puede actuar de manera agresiva. Luego de que la gata se asee y se recupere lo más probable es que se repita el cortejo y el gato vuelva a montarla varias veces.

Gestación

Una gata puede estar embarazada entre dos meses y dos meses y unas semanas (entre 62 y 67 días).

Lo más importante durante este periodo es hacerle la vida fácil a la gata. Mantenerla bien alimentada (cuidando el sobrepeso con porciones medidas), darle su propio espacio y prepararle un sitio en el que pueda atender a los futuros gatitos y, cuando el embrazo esté muy avanzado, lo mejor es que tenga cerca todo o que necesite para evitar un desplazamiento forzoso.

Parto

La gata se mostrará incomoda poco antes de parir. Es normal.

Naturalmente actuará estimulando la respiración y cortando el cordón umbilical de éstos al nacer.

Puedes recurrir a tu veterinario de confianza para mejor orientación durante el embarazo de tu gata.

0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*