Luciérnagas, luz en la oscuridad

Luciérnagas, luz en la oscuridad

Las luciérnagas son animales voladores que casi todo el mundo puede reconocer gracias a la luz que irradia su cuerpo y son un símbolo común de romance y buenas noticias en las películas, pero ¡Hay mucho más que debéis conocer!

Las luciérnagas son insectos, bichos de luz que hacen vida generalmente en áreas húmedas o boscosas. Lo que distingue a estos animales de otros de su misma familia (lampíridos), que también son capaces de producir luz, es la presencia de alas en su anatomía.

Cuentan también con un par de antenas y, como buen insecto, un exoesqueleto. Su cuerpo se compone de cabeza, tórax y abdomen o cola, donde se aloja la luz.

Aunque no lo parezca las luciérnagas son específicamente escarabajos (coleópteros) y existen unas dos mil especies de estos animales distribuidas en todos los continentes del planeta, menos en aquellos de temperaturas bajas extremas como la  Antártida.

Estos animales presentan características claras de dimorfismo sexual enormes en cuanto a tamaño pues el macho se desarrolla y crece completamente mientras que la hembra dentro de su ciclo de vida, luego de dejar de ser una larva, deja de crecer.

Sin embargo, eso no quiere decir que los machos sean demasiado superiores a las hembras. Sorprendentemente, las luciérnagas practican el canibalismo y son las hembras quienes, utilizando la luz emitida por sus cuerpos, atraen a los machos y luego se los comen.

En promedio una luciérnaga puede medir entre uno y tres centímetros.

La luz de las luciérnagas

La principal y más distintiva característica de estos animalitos voladores es la luz que su cuerpo despide gracias a la bioluminiscencia.

La bioluminiscencia es un proceso a través del cual algunos organismos son capaces de producir luz de manera natural gracias a reacciones químicas en las que forma parte una enzima llamada luciferasa. Es un proceso de trasformación de energía química a energía lumínica.

Otras curiosidades y cultura pop

Las luciérnagas tienen un sistema de defensa interesante y es que, cuando se sienten amenazadas o están siendo atacadas, su organismo produce una sustancia química amarga y venenosa en menor medida para invertebrados pequeños.

Hay luciérnagas adultas que NO ingieren alimentos en absoluto.

Las películas de Hollywood, y muy especialmente Disney, se han encargado de convertir a las luciérnagas (gracias a su luz nocturna) en un símbolo de romance y buenas noticias.

Como jemplo tenéis Ray, una luciérnaga que se robó los corazones de todos en La princesa y el sapo, y tenemos la escena de Ariel y Eric en el bote en el que son iluminados por la tenue luz de las luciérnagas.

0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*