Mala digestión en tu mascota

Mala digestión en tu mascota

Alteraciones en la dieta diaria, mal estado de la comida e ingesta de alimentos pesados son algunas causas comunes.

La digestión es un proceso natural del cuerpo en el que el sistema digestivo asimila los alimentos ingeridos, los tritura, los  descompone químicamente y extrae los nutrientes necesarios para el cuerpo. La indigestión o mala digestión puede tener distintas causas: la ingesta de alimentos a los que el organismo no está acostumbrado, grandes cantidades de comida entre otros.

Dar sobras de comida casera a las mascotas es un gran NO NO si quieres prevenir problemas estomacales. Recuerda que el organismo del can es distinto al de un humano y no está hecho para asimilar los componentes de nuestra comida al igual que nosotros.

También es de suma importancia tener cuidado con los objetos que el perro pueda tragarse por accidente. Telas, juguetes, huesos o envases no son digeribles y por ende se quedan atorados en el organismo del animal. Si eso sucede lleve a la mascota de inmediato al veterinario.

Los canes de todas las edades están expuestos a una mala digestión y podría suceder en cualquier momento, ésta podría ser señal de un problema mayor en el can.

Los primeros síntomas de indigestión suelen aparecer pocas horas (a veces minutos) después de haber ingerido el platillo que altera el sistema. Vómito, flatulencias fétidas, dolor abdominal, diarrea y cambios en el comportamiento suelen ser los primeros síntomas. Si el estado del perro se mantiene en los siguientes días probablemente mostrará pérdida del apetito y peso, deshidratación y pérdida de energía.

La mala digestión en los canes, en casos más severos, es signo de gastritis (irritación e inflamación del estómago), colitis (inflamación del colon) pancreatitis (inflamación del páncreas, incapacidad de asimilar ciertos alimentos o Sobrecrecimiento Bacteriano del Intestino Delgado (SIBO).

Puedes prevenir que el perro atraviese de manera rutinaria problemas de mala digestión, solo debes asegurarte y comprometerte con la alimentación y salud del can.

Una dieta adecuada y controlada es la primera medida que debes tomar si quieres que el sistema digestivo del can funcione de manera adecuada. La idea es suministrar al can comida que su organismo pueda procesar fácilmente y en cantidades proporcionales.

Evitar dar al animal sobras de comida  también es esencial. El perro NOI está hecho para digerir comida humana, le afecta. Mantén un ojo a todo lo que el perro muerde o se mete a la boca, de esa forma podrás evitar que se lo trague y desarrolle un problema digestivo.

Vigilar a tu can y proporcionar una dieta sana son maneras seguras de evitar una mala digestión y otros problemas más severos de salud.

0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*