El oso hormiguero no es un oso en realidad

El oso hormiguero no es un oso en realidad

La trompa del oso hormiguero y su fascinación por las hormigas distinguen a este mamífero americano

El oso hormiguero, conocido en el mundo científico como vermilinguo, son mamíferos placentarios originarios de la región central del continente americano, en específico de Guatemala, México y El Salvador.

En la región sudamericana en la que se encuentra el mayor número de osos hormigueros es en Venezuela. En ese país latino habitan dos miembros del género de hormigueros, entre ellos el oso hormiguero gigante.

Este animal es llamado por diversos nombres según la región: osos hormiguero, oso palmero, yurumí, hormiguero gigante, entre otros.

Características y comportamiento

El pelaje de estos animales varía entre distintos tonos de marrón y gris. En promedio, un oso hormiguero puede medir hasta metro y medio de largo sin incluir su cola que puede medir poco menos de un metro. Su peso puede oscilar alrededor de los 40 kilogramos.

Los osos hormiguero son excelentes trepadores.

El depredador natural de los osos hormigueros son algunos felinos a los que el oso responde con un mecanismo de defensa que pocos saben que tiene. Los pulgares de sus patas, que se ubican hacia atrás, están armados con garras filosas de hasta seis centímetros que clavan a sus atacantes mientras los abrazan, y mientras el animal lucha por soltarse, las púas los desgarran más.

Obsesión por las hormigas

Oso hormiguero comiendo

La dieta de estos osos está basada en hormigas y termitas que capturan utilizando su lengua que puede medir hasta 60 centímetro de largo y pueden mover con facilidad.

Sus patas las utilizan para destrozar los hormigueros y hacer más fácil el trabajo de atrapar a los insectos.

¡El oso hormiguero no es un oso!

El vermilinguo pertenece a la familia de mirmecofágidos, animales sin dientes y con largas lenguas que utilizan para cazar hormigas y termitas.

Los osos reales, por otra parte, pertenecen a la familia de los úrsidos. Éstos sí tienen dentadura y, además, son omnívoros, pueden alimentarse de frutos o animales de tamaño considerable.

Entonces ¿por qué se le llama “oso” hormiguero? El uso de ese adjetivo se debe a que, si se comparase la extraña y casi única apariencia de un hormiguero a cualquier otro animal, los osos son el que más se asemeja  a su forma, pelaje y manera de andar.

Este fenómeno también sucede con las anguilas eléctricas, animales acuáticos que en realidad no son anguilas, pero que se les llama así por su similitud física a las mismas.

0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*