Caballos: Cómo cuidarlos correctamente

Caballos: Cómo cuidarlos correctamente

Los caballos son animales de porte majestuoso. Los dueños de estos mamíferos dedican su vida al cuidado de la salud, entrenamiento y desarrollo de los corceles.

Los caballos son mamíferos domesticables caracterizados por su porte: Su altura, peso, la formación de sus músculos, el color del pelaje, brillo y volumen del mismo hacen de los caballos uno de los animales más elegantes del planeta.

En promedio un caballo puede llegar a medir en su  adultez entre 1,63 y 1,83 metros y su peso puede oscilar entre los 380 y 1000 kilogramos. El peso y estatura del animal dependerá de si se trata de un caballo de silla ligero o grande o si es un caballo de tiro. El caballo de tiro es aquel utilizado por su fuerza y capacidad de tracción como método de arrastre de carrozas y carretas.

Hay una distinción importante entre los muchos nombres con los que se identifica a estos corceles. El caballo, en esencia es e l animal en edad adulta, los ponis son razas de caballo con un porte pequeño (1,47 metros de altura), los potros son caballos recién nacidos y las yeguas son las hembras.

Sea cual sea el caso el cuidado de un corcel de cualquier tipo es una tarea que requiere de extrema atención y cautela.

¿Sabéis cómo cuidar de un caballo?

 Lo primero que hay que saber es que el corcel (yegua, caballo o potrillo) siempre va a necesitar de basto espacio para quemar energía y para alimentarse de pasto. Así que, por el bienestar del animal, asegúrate de tener el ambiente requerido para su óptimo desarrollo.

Además de eso el animal requerirá de una caballeriza que es básicamente un área cerrada en la que el caballo puede reposar y protegerse de la lluvia o de climas muy fríos y además ser acicalado. La caballeriza debe estar equipada con una cama de paja para que el corcel repose en ella de forma cómoda, parte de la paja debe ser cambiada algunas veces a la semana.

Bañar y peinar al caballo debe ser rutinario. Este animal debe ser bañado al menos una vez a la semana mientras que es recomendable peinarlos diariamente con un cepillo de cerdas finas para el pelaje y gruesas para eliminar la suciedad.

Acicalar al corcel también incluye la limpieza de sus cascos (el inicio de sus patas) al menos una vez cada día. En el mercado hay productos comerciales que facilitan la limpieza de los mismos.

Además de lo anterior asegúrate de mantener al caballo hidratado (a veces pueden beber hasta 20 litros de agua diariamente).

En promedio un caballo vive entre 25 y 40 años así que, si piensas adoptar uno asegúrate de propiciar el cuidado correcto.

0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*