Cobayas y su sueño revelador

Cobayas y su sueño revelador

Todo ser vivo cuenta con una rutina antes de irse a dormir. Los perros, por poner un ejemplo, tienden a girar una o varias ocasiones con el fin de encontrar la postura más cómoda antes de tumbarse. Todos contamos con una rutina o algo característico a la hora de dormir y las cobayas no van a ser distintas.

Son muchas las especies que a la hora de descansar lo hacen con los ojos abiertos y las cobayas se encuentran en esta larga lista de animales. En sus primeros días, meses o años de convivencia es normal que la cobaya duerma con sus ojitos abiertos y con una postura que, siendo completamente sinceros, es de todo menos cómoda. No obstante, es importante saber que esto no durará eternamente y que poco a poco la postura de tu cobaya irá variando.

Para los animales es muy importante sentirse seguros a la hora de dormir, puesto que su instinto le hace reaccionar frente a cualquier estímulo externo que les lleve a pensar que se encuentran en peligro o que deben reaccionar con rapidez. Por ese motivo las cobayas duermen con sus ojos abiertos y con una postura que más parece que están listas para salir a correr que para echarse una pequeña siestecita.

Una vez la cobaya reconozca que su entorno es seguro o que puede bajar la guardia, irá relajándose.

Será entonces cuando la cobaya vaya poco a poco cerrando sus ojos a la hora de dormir, incluso cambiará de postura y optará por una más acorde con la situación. Se recostará más en su hogar y la veremos con una postura más relajada si la comparamos con la que tenía meses o años atrás.

Quizás te interese: Los cuidados de un agapornis

Por ese motivo es muy importante que pasemos tiempo con nuestra cobaya, que nos reconozca y que vaya reconociendo el entorno que la rodea. También ayudaría crearle un entorno seguro, donde sepa que nadie puede entrar o atacarle, y valorar la presencia de este peludo compañero. De esta forma podremos fomentar el estado de comodidad de la cobaya y acelerar, aunque sea un poco, en el proceso de adaptación del pequeño animal; Facilitándole de esta forma un adecuado descanso.

0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*