Cebras: Sus rayas a blanco y negro

Cebras: Sus rayas a blanco y negro

Las cebras son mamíferos curiosos que tienen a todos preguntándose ¿Son negras con rayas blancas o blancas con rayas negras? ¡Descúbrelo en el siguiente artículo!

Las cebras son mamíferos africanos de la familia de los équidos y pertenecientes al único género viviente de esa familia, los equus.

Su nombre proviene del latín masculino y femenino para “caballo salvaje” aunque, en realidad, y a diferencia de lo que parece ser una creencia popular, las cebras no son caballos rayados.

Las cebras y los caballos pertenecen a la misma familia y género, pero no tienen similitud genética (el caballo tiene al menos una veintena de cromosomas más que las cebras).

Una cebra adulta promedio puede medir entre dos y tres metros y pesar 300 kilogramos.

Su sentido de la vista, gracias a la ubicación cuasi lateral de sus ojos que les permite tener un amplio capo de visión, y su sentid del olfato son las más desarrollas. Estos mamíferos incluso tienen la capacidad de ver de noche a través de la oscuridad de la sabana.

Son herbívoras por lo que se alimentan de hierba y hojas.

Especies existentes

En el mundo existen tres especies de cebras y cada una tiene sus subespecies.

La cebra común tiene cinco subespecies, la cebra de montaña tiene dos subespecies y la cebra real.

¿Negros con rayas blancas o blancos con rayas negras?

¡Las cebras son negras con rayas blancas!

Las rayas de las cebras son como copos de nieve o huellas dactilares. Ningún patrón de rayas se parece a otros, lo que hace que cada cebra, aunque de lejos se parezca mucho a otra, realmente es única en apariencia.

Cada cebra es capaz de reconocer a otra por su patrón.

Las rayas en las cebras, que fueron producto de la evolución y adaptación a su entorno, tienen funciones específicas cuyo principal objetivo es sobrevivir entre depredadores.

Las rayas funcionan como camuflaje entre la maleza y, además, también ayudan a que los depredadores se distraigan y confundan entre ejemplares de cebras que lucen iguales (efecto de mímesis).

Estas rayas además son poco atractivas para insectos voladores que habitan en la selva africana como las moscas tsse-tsse (capaces de producir una enfermedad parasitaria a la que las cebras son susceptibles) y los tábanos por lo que también funcionan como mecanismo de defensa.

0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*