Aprende cómo enseñar a nadar a tu perro

Aprende cómo enseñar a nadar a tu perro

Es falso que todos los perros nacen sabiendo nadar o con la destreza para hacerlo. Muchos deben ser entrenados para ello, ¡Incluso hay canes que le temen al agua! Sigue leyendo y descubre qué puedes hacer para ayudar a tu mascota a disfrutar de un chapuzón

La creencia de que todos los perros saben nadar es un mito, y es falso.

Lo cierto es que hay ciertas razas que de manera natural están predispuestas y tienen la habilidad de maniobrar y desplazarse fácilmente en el agua.

El perro de agua andaluz o, como también se le conoce, turco andaluz, es una raza canina  utilizada para tareas de rescate y como auxiliar en embarcaciones gracias a su increíble habilidad para la natación.

Razas de perros policía como el pastor alemán, el pastor holandés, el pastor belga, el labrador retriever, el rottweiler, el schnauzer y los pitbull también tienen destreza cuando de nadar se trata.

Miedo al agua

Es importante que el primer encuentro del can con el agua sea amistoso, tranquilo e incluso hasta divertido.

La mayoría de los traumas de los canes con el agua están relacionados a experiencias negativas anteriores que los marcaron de por vida así que asegúrate de que tu mascota no pase un mal rato.

Demuéstrale a tu perro que el agua no se lo va a comer. Acércate, arroja algunas gotas, sumérgete en ella y el verá que no es tan malo.

Para comenzar a nadar

Evaluar el espacio, la profundidad y el clima del día es importante.

En cuando al espacio asegúrate de que no sea demasiado abierto o que haya obstáculos o personas alrededor.

En cuando a la profundidad ¡No quieres ahogar a tu perro! Así que asegúrate de que tú ismo toque el suelo con los pies y el agua te cubra máximo la cintura.

En cuanto al clima de ello va a depender la temperatura del agua así que procura que sea un día soleado.

Herramientas y práctica

Existen flotadores para perros muy útiles para fomentar un estado de seguridad y comodidad en el animal.

¡No te apartes de tu perro!, mientras estés cerca él se sentirá confiado incluso si no lo estás sujetando y poco a poco nadará sin tu apoyo.

Sé cariñoso con el animal, gritarlo y hacerlo sentir estresado no lo van a ayudar a lograr el cometido y más bien no querrá repetir la actividad.

Si te cuesta hacer que obedezca o que tan siquiera entre al agua puedes probar con comida como estímulo.

Con paciencia práctica el perro se sentirá listo para nada por su cuenta ¡Y no querrá parar!

0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*