Animales célebres: ¿Cómo son los animales de caricaturas en la vida real?

Animales célebres: ¿Cómo son los animales de caricaturas en la vida real?

Las caricaturas por muchos años se han encargado de reflejar a los animales de formas pintorescas y graciosas y además han creado mitos alrededor de estas figuras, ¿te has preguntado cómo son realmente los animales de las caricaturas?

Las caricaturas tienen por objetivo deformar la figura de un objeto inicial para hacerlo más cómico y digerible al público. Los animales han sido utilizados en numerosas ocasiones a lo largo de la historia como objeto de caricaturización, en ese sentido han sido sometidos a la humanización (aportándoles atributos de los que no son capaces) y a la exaltación de características que si poseen.

Animales más celebres del espectáculo: Show Vs. Realidad

El coyote y el correcaminos

Una obra maestra de Warner Brothers. En el show de TV el coyote se dedica de forma desesperada (fallando en cada ocasión) a capturar al alegre correcaminos para comérselo de tapa.

En la vida real el coyote (Canis latrans) es omnívoro, no necesita alimentarse de carne obligatoriamente.  Es un animal que pesa entre 10 y 25 kilogramos y es descrito como flaco con apariencia desnutrida con variaciones en el color de su pelaje que van desde el gris hasta marrones  (a lo que el personaje del show de TV hace justicia.

Coyote salvaje

Por otra parte el correcaminos (Geococcyx californianus) es un ave, en efecto, corredor que puede alcanzar velocidades de hasta 32 km/h.

¡¡El correcaminos en la vida real no es azul!!

El correcaminos en la vida real

Dumbo

La película de Disney muestra a Dumbo, un elefante muy joven, cuya más impresionante característica es la capacidad de volar son sus orejas.

En la vida real los elefantes son uno de los animales más inteligentes de todo el planeta y desde muy jóvenes los elefantes son audaces, sin embargo no tienen la capacidad de volar con sus orejas aunque, en etapa adulta éstas pueden medir entre 83 cm de largo por 114 centímetros de ancho en el caso de los elefantes africanos.

Tom y Jerry

Estos dos son grandes de la pantalla chica. En la trama Tom, un gato, persigue al travieso Jerry, un ratón, hasta el cansancio.

En realidad el mito de gatos contra ratones se ha arraigado y lo cierto es que los felinos, científicamente, no son tan buenos cazando ratones. Como consecuencia de la evolución, aunque los gatos por siglos han sido educados para cazar roedores, se demostró que los ratones son capaces de modificar su comportamiento en presencia de felinos para no ser atrapados según un estudio hecho por la Universidad de Fordham.

0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*