Ajolote, el anfibio mexicano que ríe

Ajolote, el anfibio mexicano que ríe

El ajolote (Axolote en algunos casos), de origen mexicano, es probablemente el animal más simpático del planeta

El ajolote es un anfibio similar a una salamandra propio de las aguas del Valle de México y es, dentro de su clase, un animal bastante peculiar.

La forma de la cara del ajolote es  las más amigables del reino animal pues el anfibio, por la forma alargada de su boca,  parece estar sonriendo todo el tiempo.

Se alimenta de larvas, gusanos y algunos peces, es un predador natural. Puede vivir, en promedio, unos 15 años.

Este animal acuático, además, tiene la característica de ser neoténico, lo que quiere decir que puede reproducirse sin haber sufrido cambios en su organismo, reteniendo aún sus características de larva.

A  diferencia la mayor parte de los anfibios el ajolote  no atraviesa un proceso de grandes cambios estructurales, físicos o fisiológicos en su desarrollo, es decir, no pasan por el proceso de metamorfosis. Además, a diferencia de otras salamandras el ajolote, casi en la totalidad de las veces, en la solo hace vida en el agua.

Juventud, regeneración y otras facultades

La aparente “juventud eterna” y la carismática sonrisa de este curioso animal no son las únicas peculiaridades que esconde. Este anfibio es el único animal vertebrado que de perder alguna de sus partes, tiene la capacidad de regenerarla. En solo una semana este increíble animal puede regenerar la parte del cuerpo que fue lesionada o mutilada con huesos, nervios, músculos y el tejido completo.

La regeneración de la médula espinal, una parte tan fundamental para el funcionamiento del cuerpo completo y la recepción de estímulos, no es un problema para el animalito que puede repararla y ponerla a funcionar como si jamás hubiese ocurrido una lesión.

¿Sorprendido? Las cualidades del ajolote no terminan allí. Este anfibio, además, tiene el conjunto de genes más grande de todos los estudiados hasta ahora. El genoma del ajolote es diez veces mayor al del ser humano y, según lo secuenciado hasta ahora, tiene un aproximado de 32.000 millones de pares de bases de ADN.

Existe gran interés en el uso de estos animales para su aplicación en la medicina, por esa razón, existen criaderos de ajolotes en laboratorios.

El ajolote, lamentablemente, está catalogado como animal en peligro crítico de extinción como consecuencia del aumento desmesurado de la contaminación en las aguas que habita y de otras amenazas naturales como las garzas que se alimentan con ajolotes.

0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*