Los animales se unen al espionaje

Los animales se unen al espionaje

En la segunda guerra mundial se emplearon, o se intentaron utilizar, diversos animales con el fin de obtener información del enemigo o para acabar con un objetivo clave. Sin embargo, no siempre era fácil alcanzar ese sueño y es que en innumerables ocasiones las estrategias fallaron.

Estados Unidos, por ejemplo, intentó entrenar a un gato para que obtuviese información. No lograron ese propósito por culpa de que un vehículo atropelló a su agente felino cuando se acercaba a una sede soviética. También intentaron encontrar traficantes y utilizaban animales sensibles al aroma de la adrenalina, como los herbos, con el fin de poder saber quién estaba nervioso, aunque tampoco tuvo éxito.

A lo largo de la historia se ha ido repitiendo este patrón. Los ingleses empleaban las palomas mensajeras durante las guerras y los alemanes los halcones con el fin de eliminar las comunicaciones del enemigo.

Entonces, ¿Por qué debería sorprendernos que una ballena beluga sea parte de esta larga lista? Unos pescadores noruegos se sorprendieron cuando frente a ellos se mostró una ballena que portaba un arnés alrededor de su cuerpo.

Quizás te interese: Los antivacunas actúan de nuevo

En dicho arnés, en una insignia que portaba el mismo, se podían leer las palabras “Equipamiento de San Peterburgo” y en el otro extremo del arnés existía un espacio para poder colocar una cámara.

Además, la ballena beluga se mostraba mansa y amaestrada.

Dada la posición en la que se encontraba y el arnés que portaba se sospecha que el animal pudo haberse escapado de una de las bases militares rusa que Vladimir Putin, presidente de Rusia, volvió a abrir meses antes.

Finalmente, uno de los pescadores decidió saltar al agua y le quitó el arnés al animal con el fin de que pudiese nadar libremente y volver a su hábitat natural.

0 COMENTARIOS

Deja un Comentario

*